Derrota en el Bernabéu

El Atlético de Madrid saltó al Santiago Bernabéu con las ideas muy claras, con el objetivo de cerrar las vías de acceso a la meta de Oblak y proyectarse con velocidad en ataque gracias a tres puntas de lanza como Morata, Vitolo y Correa. Salvo en el primer cuarto de hora, cuando los blancos, a balón parado, generaron dos ocasiones que lanzó fuera Ramos, el resto de las ocasiones del primer tiempo tuvieron color rojiblanco.

El equipo, bien plantado en el terreno de juego, se fue haciendo más peligroso. El Real Madrid tenía el control en la mayor parte del primer acto, sí, pero sin incidencia cara al marco de Oblak. En cambio, a medida que pasaban los minutos, los nuestros fueron metiendo el miedo en el cuerpo a la parroquia blanca. Primero fue un remate de Vitolo dentro del área que salvó Courtois y que Ramos desvió a córner ante la presencia de Correa cuando se cumplía el minuto 18. Uno después era Saúl el que probaba con un disparo que salió rozando el poste. La más clara llegaría en el 24, cuando Correa remató dentro del área pero el balón se estrelló en la madera.

En los estertores del primer acto, un pase en profundidad de Llorente a Correa lo resolvió el argentino con un tiro cruzado que salió rozando el poste derecho de la meta de Courtois. Y, en el minuto de prolongación de la primera parte, Modric lanzó desde lejos y atajó Oblak sin apuros. Con esa acción se llegaría al descanso.

Tras el descanso se movió pronto el marcador. Un centro al interior del área de Mendy lo remató Benzema para hacer el 1-0 en el 56. Los nuestros intentaron seguir como en la primera mitad, aunque no con la misma profundidad que entonces. Hubo tiempo para ver el reestreno de Carrasco con la rojiblanca. Volvió a mostrar lo que ya sabía la afición rojiblanca, regate y verticalidad, dejando detalles de su clase en el tiempo que estuvo sobre el terreno de juego. El equipo lo intentó hasta el final pero no pudo ser. La próxima cita liguera será el próximo sábado y nos visitará el Granada en el Wanda Metropolitano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *